Skip to content
Movilion

Cómo reaccionan los publishers frente al bloqueo de publicidad móvil

bloqueo-publicidad-movilEn un punto de inflexión decisivo para los editores de medios, los lectores móviles superaron en buena medida a al resto de las fuentes de tráfico.

Una nueva media del sector muestra que más del 50% del total de lectores viene de los móviles en lugar de los medios impresos o de escritorio.

En un mundo ideal, los ingresos por publicidad digital deberían mantener ese ritmo, sin embargo, el rendimiento sigue siendo muy bajo.

The New York Times, por ejemplo, uno de los periódicos más importantes del mundo, vivió una caída en los ingresos por publicidad digital de un 5% el trimestre pasado, aunque estaba atravesando el periodo más fuerte de la publicidad de papel de este año.

Esta brecha entre el tráfico y los ingresos es preocupante en un momento en el que el móvil no muestra signos de desaceleración.

Evaluando el problema
Una de las causas más relevantes de esta brecha es la existencia de bloqueadores de publicidad móvil. Este tipo de sistemas no son una novedad, pero su uso se incrementó más de un 40% entre 2014 y 2015. Por otra parte, la industria de los medios de comunicación cayó en picada con la llegada del bloqueo a los dispositivos de Apple y Android.

Según datos de IDC, Android y Apple representan hoy el 96,7 % del mercado mundial de sistemas operativos, es decir, la gran mayoría de los usuarios móviles tienen acceso a algún tipo de software de bloqueo.

Aunque bloqueo de anuncios puede ser lo más relevante en este momento, hay otros obstáculos que impiden el crecimiento de los ingresos por publicidad móvil.
El formato y la ubicación son dos pesadillas interminables que persiguen tanto a los editoriales como a las agencias de publicidad. La transición desde la pantalla de escritorio a una pantalla de cinco pulgadas es todo un desafío.

El contenido que ya estaba ajustado para los equipos de escritorio tuvo que ser diagramado para satisfacer la demanda de un nuevo consumidor en movimiento.

Dilema social
Aún cuando el móvil generó luchas presupuestarias entre los editores tradicionales y digitales, las plataformas de medios sociales han afectado notablemente su desempeño.

Cifras recientes muestran que redes sociales populares como Facebook y Twitter están recibiendo la mayoría de los dólares provenientes de la publicidad móvil.

Facebook, por ejemplo, está recibiendo el 76% de sus ingresos totales de los anuncios que provienen del móvil. Si se comparan estas cifras con las del New York Times, la brecha es evidente.
Estas empresas sociales, que tienen una gran cantidad de datos del usuario, apelan a los anunciantes que quieren tomar las conjeturas de la publicidad móvil y llegar a públicos específicos con facilidad.

En este sentido, los editores, que están viendo altos porcentajes de dólares potenciales dirigiéndose a las redes sociales, están tratando de corregir este problema de focalización.
Un gran salvador para los editores que intentan conciliar los problemas de la publicidad móvil ha sido la publicidad nativa, que no puede ser bloqueada por el software.

Las agencias pueden desarrollar campañas impactantes para los anunciantes que aparecen entre el contenido existente del sitio. Estas campañas son también atractivas, ya que se pueden ver en distintas plataformas y pantallas.

En este sentido, proporcionar un contenido real, digerible para los consumidores es una de las mejores maneras que existen para asegurar una visibilidad que satisfaga a los anunciantes.
Otro formato interesante es el vídeo móvil, al cual se le puede agregar un patrocinio o bloques de anuncios que impulsen los ingresos por publicidad.

En el futuro, el móvil se volverá cada vez más importante para los editores que quieren mantener la relevancia con sus audiencias. Es por eso que deberán trabajar duro para encontrar el equilibrio adecuado entre el contenido y la publicidad.

En la actualidad, no hay soluciones sencillas para los editores que buscan aumentar los ingresos móviles. Pero existen medios concretos para mejorar notablemente la experiencia tanto para los anunciantes como para su público.